Uno de los torneos más esperados del año arranca este jueves. La edición 122 del U.S. Open se disputa en El The Country Club en Brookline (Massachusetts), en unos momentos clave de la temporada del golf mundial y nuevamente con la presencia del colombiano Juan Sebastian Muñoz.

El bogotano disputará su cuarto abierto estadounidense a partir de este jueves, con el antecedente del empate por el puesto 59 un año atrás. Con once cortes consecutivos superados desde enero pasado, lapso en el que se incluyen un par de Top-3, Muñoz espera mantener la racha en un campeonato que ha sido considerado como la más dura prueba de golf año tras año.

Habituados a una disposición del campo por parte de la United States Golf Association (Usga) de altísima exigencia, los jugadores son conscientes que lo que se viene en esta semana es un reto superior. Sebastián, que marcha en el puesto 41 en el orden general de puntos de la FedEx Cup, viene del puesto 25 en el Abierto de Canadá, buscando superar ese puesto 59 como su mejor resultado en este Grande.

El español Jon Rahm arriba como campeón defensor y como el primer jugador español en ganar este título en la historia. Hace un año, en el campo de Torrey Pines, Rahm empezó el día final tres golpes detrás de los líderes, quedándose eventualmente con la victoria gracias a un gran final de 67(-4), con birdies en los últimos dos hoyos, para totalizar 278 (-6).

La presencia de los mejores jugadores del mundo por supuesto abre un amplio abanico de favoritos. El norirlandés Rory McIlroy, que viene de ganar en Canadá apenas el domingo anterior, nuevamente está en el partidor como otro de los serios aspirantes al título, con 21 títulos en la máxima categoría y un estilo de juego que se adaptaría muy bien este exigente campo de fairways estrechos y greenes con bastante movimiento.

Allí mismo, en el grupo de favoritos, está el estadounidense Justin Thomas, tercero en el Masters y octavo el fin de semana anterior tras librar una gran lucha con McIlroy por el título en Toronto. Igualmente, el número uno del mundo, el también estadounidense Scottie Scheffler, quiere el desquite en los campeonatos mayores luego de haber fallado el corte en el PGA Championship en mayo.

Los nombres de las figuras se apilan en este análisis, sumando allí históricos como Phil Mickelson, que luego de intervenir en las LIV Golf Series en Londres llega a este campeonato del cual no ha sido ‘baneado’ y que puede disputar pese a la presión mediática. Brooks Koepka, bicampeón del abierto, así como el inglés Matt Fitzpatrick o el australiano Cameron Smith, entre otros, también llegan con pergaminos suficientes para ser protagonistas esta semana.

En total, estarán 29 de los 30 mejores en el conteo general de puntos de la fe disco, así como 49 de los mejores 50 del planeta, en el field más fuerte desde el Masters en abril. El Country Club en Brookline es la sede esta semana. Incluido en el grupo de cinco clubes que a finales del siglo XIX ayudaron a la creación de la Usga, el venerable campo para 70 de 7.264 yardas tendrá por cuarta ocasión en su historia a este Abierto de Estados Unidos, con una disposición distinta luego de una reforma hecha por el arquitecto Gil Hanse en 2020.

El par 4 del hoyo 17 es, Sin duda, el hoyo emblemático de este recorrido, un par cuatro que se antoja corto pero que encierra varios secretos como Verdugo de grandes jugadores que pasaron a la historia por ganar o perder títulos en esa recta final del recorrido. El campeonato entregará una bolsa de 12 millones de dólares, 2.2 para el ganador. Muñoz disputan las dos primeras rondas de juego al lado del estadounidense Harold Varner y el sueco Alex Noren.

Vea MÁS INFORMACIÓN

Nuestras redes sociales

Simple Social Media Stream: There is no feed data to display!