Luego de 16 meses de ausencia, de 485 días sin competir de manera oficial, la colombiana María José Uribe está de regreso en el LPGA Tour, como parte del LPGA Mediheal Championship en el Lake Merced Golf Club en Daly City en California desde el próximo jueves.

La santandereana jugará en San Francisco como parte de su preparación hacia su objetivo primordial de la temporada, los Juegos Olímpicos. Antes de la gran cita en Tokio, Uribe jugará en al menos tres torneos del LPGA Tour con miras a alistar su juego para ir en búsqueda de las medallas.

“Este es mi año de maternidad, por lo que no planeo jugar un calendario completo, planeo jugar algunos torneos antes de los Olímpicos y de pronto unos pocos en el ‘Fall’, dos en octubre y uno en noviembre para seguir entrenando, para no perder el ritmo”, aseguró Uribe en contacto con Nación Golf hace algunos días, cuya última presentación oficial fue en el Women’s Australian Open en febrero de 2020.

Luego de esa semana, en la que no superó el corte, llegó la suspensión del calendario en suelo estadounidense y la gran noticia para ‘Mariajo’, el embarazo de su primer hijo, Lucca, el cual nació en los primeros días de enero.

Desde entonces, Uribe se concentró en su nuevo rol de madre, sin dejar de lado por supuesto su carrera profesional. Desde hace ya algunas semanas regresó a las prácticas e inclusive completó parte de su preparación en suelo estadounidense, encontrando poco a poco su nivel.

“Luego de la maternidad el cuerpo cambia, el estar quieta tanto tiempo afecta, aunque yo hice ejercicio hasta prácticamente el último día del embarazo. Siento que estoy un poco lenta en el ‘swing’, la parte técnica no nos preocupa, el ‘approach’ y el ‘putt’ que era de pronto lo que más me preocupaba, esa parte está súper bien. Es cuestión de agarrar de nuevo el ritmo”, comentó 'Mariajo' en el Análisis de la Semana.

Tras su participación en este LPGA Mediheal Championship, ‘Mariajo’ podría clasificarse al KPMG Women’s PGA Championship, el tercer ‘Major’ de la temporada en Johns Creek en Georgia, la única duda en su programación en las siguientes semanas.

Posteriormente, regresará a Bucaramanga por unos días y jugaría en el Marathon LPGA Classic en Ohio, emprendiendo desde allí su ‘Aventura Olímpica’ en la primera semana de agosto en Tokio 2020.

“Siento que puedo hacer un buen papel en los Olímpicos porque llego descansada, porque voy a prepararme solo para eso, para lo que se necesita esa semana. Esa es mi prioridad número uno. A diferencia de otros años, en los que acumulaba 30 o 32 semanas de golf, ahora llego fresca en comparación con las otras jugadoras”, declaró Uribe.

El LPGA Mediheal Championship contará entonces con la presencia de Uribe desde el 10 de junio, en el campeonato que tendrá además a la ecuatoriana Daniela Darquea, la mexicana María Fassi y la paraguaya Julieta Granada como las jugadoras latinas presentes.

Nuestras redes sociales