Luego de una temporada extensa, en la que intervino en 32 competencias oficiales en el PGA Tour en cerca de 50 semanas, Juan Sebastián Muñoz se mostró satisfecho por lo obtenido en una nueva campaña en la máxima categoría del golf mundial, concluyendo en el puesto 53 en la FedEx Cup y consolidándose como uno de los referentes del golf latino en la actualidad.

Con apenas un par de semanas de pausa hasta el reinicio de las acciones del circuito estadounidense, Muñoz hizo el balance de lo que fue este 2020-21 en su golf, entregando varias noticias sobre su presente y su futuro inmediato en la élite mundial.

“Fue una temporada buena, todo el año pensé que no estaba siendo tan buena, pero fue una temporada sólida, de mucho aprendizaje y encontré cosas que me sirvieron mucho, por lo que rematé el año en alta. Me gustó mucho sentirme competitivo al final. Tuve mis opciones de ganar, estoy feliz y orgulloso, así que muy chévere”, comentó Muñoz en diálogo con Nación Golf desde su hogar en Texas.

Contrario a años anteriores, Sebastián no se pegó su ‘escapada’ habitual a Bogotá para desconectarse de todo en un entorno en el que se siente cómodo y tranquilo, al lado de las suyos en la capital colombiana. La premura del tiempo evitó que pasara por el país, tomándose ese tiempo ‘off’ en suelo estadounidense.

“Lo mejor que hice este año fue el tema de la actitud, eso fue algo que no es que haya trabajado, no me lo puse de meta, pero sí fue algo que se fue dando, a medida que pasaban las semanas menos cosas me molestaban, me dejaba más llevar por la ronda. Creo que mantener una buena actitud, positivismo, una tranquilidad y más paciencia, me ayuda bastante”, señaló.

Para la nueva temporada, además de los retos propios de un nuevo año, Muñoz enfrentará otra modificación en su equipo, una que no es menor. Su caddie de los últimos años, el caleño Mateo Gómez, se dará un nuevo chance como jugador y le apostará a volver a competir en las próximas semanas.

“Mateo y yo vamos a dejar de trabajar juntos después del Sanderson Farms de 2021. Él quiere volver a jugar profesional, me lo comentó en Nueva York y yo lo apoyé porque si estuviera en los zapatos de él también lo quisiera. Además, porque todo esto arrancó con la promesa de estar apenas cinco torneos y vamos en dos años, así que yo le corté su camino”, afirmó Sebastián.

“Por eso creo que está bien que se tome su tiempo, que entrene otra vez, que compita y ojalá que lo pueda volver a ver conmigo ahí algún día”, agregó Muñoz. Gómez, de hecho, estará presente en el Torneo Aniversario del Club Campestre de Cali a mediados de octubre, en lo que sería su retorno a la acción rentada como jugador.

Por supuesto, hubo tiempo también para hablar de una de las mejores experiencias del año, la reciente presentación de Muñoz en el golf olímpico, para él una semana que quedará marcada en su memoria.

“Creo que fue una de las mejores semanas de mi vida. Me abrió los ojos a otra realidad, a otro tipo de competencias. Cada cuatro años, representando al país y la verdad no pensé que me fuera a impactar o a gustar como me gustó. Estuve afortunado de quedarnos en la Villa Olímpica y, aunque era desgastante el viaje, fue una experiencia muy bonita, me encantó conocer a deportistas de todo el mundo”, comentó.

Con la madurez que solo da el paso de los años y la acumulación de experiencias, Sebastián también se mostró reflexivo sobre su futuro a mediano y largo plazo. “Parte de ser exitoso es que no todo sea el deporte o los triunfos. Alguien que se enfoque totalmente en eso, como Justin Thomas, Bryson DeChambeau, quienes no pueden dormir si no están haciendo algo por mejorar, entiendo que esto es importante, logran algo bastante grande, tal como Tiger lo demostró. Pero siento que para un balance hay que tener algo que no sea golf, por eso me gustaría formar una familia en el futuro, creo que en este mundo hay muchas diferentes por vivir”, puntualizó.

Nuestras redes sociales