Una de las situaciones más complejas que ha traído la llegada del Coronavirus a nivel mundial ha sido el de la restricción a la movilidad en todas sus facetas. Desde salir al mercado a la esquina hasta realizar viajes al exterior, la imposibilidad de movernos libremente ha sido una de las complicaciones más exigentes del momento.

Esto, por supuesto, toca de frente renglones de la economía como el de las aerolíneas y el del turismo, los cuales están por estas fechas en una clara encrucijada e incertidumbre. ¿Cómo cambiarán estas actividades en el futuro cercano? ¿Cuándo se normalizará la situación? Preguntas que siguen en el aire y a las que el golf por supuesto no es ajeno.

La gran realidad a la que se enfrenta de este deporte es precisamente a que nada será igual a partir de ahora. Los torneos, las rondas en clubes y el desenvolvimiento mismo de la disciplina incluirá nuevas prácticas que incrementarán la confianza en intentar volver a la normalidad.

La firma de consultoría y auditoría Deloitte analizó en España la exigente situación a la que se enfrenta otro de los aspectos claves para el golf, el del turismo, planteando un escenario esperanzador, pero con ciertas precauciones.

La consultora plantea entonces una recuperación en tres fases. La primera, de aislamiento y restricciones a la movilidad podría finalizar hacia mediados de mayo aproximadamente, contando con una paralización casi total de varios sectores de la economía.

Luego, vendría la fase de estabilización, en la que la actividad se reanudaría gradualmente. Y finalmente se llegaría a la fase de normalización, de allí en adelante.

En estas predicciones los sectores más beneficiados, además de los de servicios, serían los de ocio y diversión, esto como consecuencia lógica del confinamiento y las restricciones. El ánimo por volver a la normalidad marcará sin duda el devenir de estos sectores, planteando nuevos escenarios en el área del turismo.

“La confianza de los ciudadanos tardará un tiempo en recuperarse, pero al final terminará estabilizándose, especialmente debido a la necesidad de la población por volver a la normalidad y por recuperar el optimismo”, señala el informe.

La asombrosa escala global de la pandemia de coronavirus la hace especialmente delicada, pero la industria turística y golfística se ha recuperado de las crisis pasadas y los expertos creen que se logrará nuevamente.

“La gente no ha cambiado porque el deseo de viajar y de disfrutar no lo ha hecho, Pero ahora, van a ser necesariamente más cautelosos sobre lo que hacen”, dijo Adam Blake, profesor de economía y jefe de investigación en el Departamento de Turismo y hospitalidad en la Universidad de Bournemouth en el Reino Unido.

Fuentes de la consultora sostienen que, si bien este análisis no constituye un estudio sino más bien una estimación, sus anteriores experiencias en este tipo de escenarios permiten apostarle a un escenario más o menos estable a mediano plazo. “Eso sí, dependerá además de las medidas que tomen los gobiernos y de la estabilización general de la pandemia”, asegura el informe.

En tal sentido, el levantamiento de la cuarentena obligatoria en la ciudad de Wuhan (foco inicial del Coronavirus), así como la llegada del mismo a prácticamente la totalidad del planeta son indicadores claros que lo planteado por Deloitte va bien encaminado.

Con la llegada a Colombia del impulso más fuerte del contagio, las alarmas siguen en un alto punto, con una serie de medidas que poco a poco han ido probando que son ideales para volver a un escenario similar al anterior.

Y en ello, el turismo y el golf, especialmente, tendrán un nuevo renacimiento que se espera potencie aún más nuestro amado deporte en Latinoamérica.

Nuestras redes sociales

Simple Social Media Stream: There is no feed data to display!